Sitio de citas chica más grande

Data Mining Explicada con 10 Historias Interesantes

2020.11.13 11:26 melisaxinyue Data Mining Explicada con 10 Historias Interesantes

Data Mining Explicada con 10 Historias Interesantes
"Big Data", un término que se hace cada vez más popular entre el público, así como "data mining", un ejemplo práctico de "Big Data". Aunque todo el mundo habla de "Big Data" o "Data Mining", ¿Realmente sabes de qué se trata? Aquí presentaremos brevemente algunos ejemplos de la vida real de cómo Big Data ha impactado nuestras vidas a través de 10 historias interesantes.

https://preview.redd.it/56e6wsc1izy51.png?width=644&format=png&auto=webp&s=7febe96c309d04bec1181c93372e2f3eba9ee31a
1. Un caso clásico: Pañal y Cerveza
Big data está bien empleado para ayudar al departamento de marketing de Walmart con la toma de decisiones. El investigador de mercado de Walmart descubrió que cuando los clientes varones visitan el departamento de bebés para elegir pañales para sus pequeños, es muy probable que compren un par de cervezas. Por lo tanto, Walmart colocó cerveza al lado del pañal lo que había llevado a que las ventas de cervezas y pañales aumentaran significativamente.

https://preview.redd.it/k3n9lxs1izy51.png?width=940&format=png&auto=webp&s=05f34bd43807850c073fe1af7bd73d8876d04438
  1. El fabricante de automóviles mejoró los modelos de vehículos a través de la plataforma de redes sociales Big Data trajo impactos a los vehículos de Ford al comienzo del diseño del automóvil. El equipo de R&D de Ford una vez hizo un análisis sobre las formas de abrir la camioneta trasera de sus SUV (como abrir manualmente o automáticamente). Aunque sus encuestas de rutina no reflejan esto como un problema potencial, el equipo de Ford descubrió que la gente realmente hablaba mucho sobre eso.

https://preview.redd.it/dsut4pc2izy51.png?width=1080&format=png&auto=webp&s=9b274131088ee37a4e749d452f9310a28d92fb93
3. Utilice los CCTV para cambiar los menús Un restaurante de comida rápida fue lo suficientemente innovador como para cambiar entre los diferentes menús que se muestran en la pantalla grande en función de cuánto tiempo se detecta la cola a través de los CCTV. Basado en un algoritmo preestablecido, los CCTV envían información de la cola a la computadora que luego realiza el cómputo y envía los resultados para controlar qué menú mostrar en la pantalla grande. Por ejemplo, si la línea es larga, la pantalla del menú ofrecerá más opciones de comida rápida y cuando la línea es corta, la pantalla del menú ofrecerá platos que son más rentables pero que pueden tomar más tiempo para prepararse.
4. Google pronosticó con éxito la gripe invernal En 2009, Google estudió los 50 millones de palabras recuperadas más frecuentes y las comparó con los datos de los CDC de las temporadas de gripe 2003-2008 para construir un modelo estadístico. Finalmente, este modelo pronosticó con éxito la propagación de la gripe invernal, incluso específica de los estados.
5. Big Data sabe más sobre tu preferencia musical La música que escucha en el automóvil puede reflejar en cierta medida su preferencia musical. Gracenote obtuvo las técnicas que utilizan los micrófonos integrados en los teléfonos inteligentes y las tabletas para reconocer las canciones reproducidas en el televisor o estéreo del usuario, detectar reacciones como aplausos o abucheos, e incluso detectar si el usuario ha subido el volumen. De esta manera, Gracenote puede estudiar las canciones que les gustan a los usuarios y la hora y el lugar específicos cuando se reproduce esta canción.

https://preview.redd.it/az02ln23izy51.png?width=830&format=png&auto=webp&s=c8bd255fa2b5d1c1bcac695050dcd557ccd21aef
6. Microsoft Big Data predijo con éxito 21 premios Oscar En 2013, David Rothschild en Microsoft Institute New York usó Big data para predecir con éxito 19 de 24 premios Oscar y 21 premios Oscar en el año siguiente.
7. Use Big Data para pronosticar escenas del crimen PredPol, trabajando con la policía de Los Ángeles y Santa Cruz y un equipo de investigadores, predice las probabilidades de que ocurra un delito en función de una variación de los algoritmos de predicción de terremotos y los datos del delito que pueden ser precisos dentro de (500 square feet). En Los Ángeles, donde se aplicó el algoritmo, la distribución de robos y delitos violentos se redujo en un 33% y un 21% en consecuencia.

https://preview.redd.it/cipk6tk3izy51.png?width=660&format=png&auto=webp&s=e8de57cf18e5b84cbde15055bc7516a4c5239f59
8. Octoparse utilizó Revisiones para refinar productos Octoparse, una empresa de saas dedicada al Web Scraping, siempre tiene en cuenta la sugerencia del cliente. En 2020, Octoparse recolectó decenas de miles de revisiones de clientes, y usó PNL para estudiar las revisiones, y actualizó el producto, y la experiencia del cliente mejoró enormemente.
9. Encuentra tu amante por Big data El Ph.D. matemático Chris McKinlay es un estudiante en UCLA. Después de no encontrar a la chica adecuada después de muchas citas a ciegas, decidió utilizar las matemáticas y los datos para analizar sitios de citas. Con su talento, McKinlay ha creado un programa de robot hecho a sí mismo que utiliza cuentas falsas de OkCupid para recopilar una gran cantidad de información de mujeres de la Web. McKinlay pasó tres semanas recolectando 60,000 preguntas y respuestas de 20,000 mujeres en los Estados Unidos. Luego clasificó a las mujeres usuarias en siete grupos con diferentes sistemas basados en el algoritmo K-Modes mejorado que había desarrollado. Mediante el uso de un modelo matemático para calcular el grado de coincidencia entre usted y dos grupos de mujeres. Mientras salía con la 88na internauta, encontró a su verdadero amor.
10. Alibaba implementó actos antifalsificación de Big Data Alibaba reveló recientemente una serie de casos falsificados. El Departamento de Seguridad de Ali afirmó que "el big data más confiable, de hecho, son los datos de transacciones de la cuenta, la logística y la información de envío". El personal de seguridad de Alibaba dijo que pueden rastrear almacenes fuera de línea a través de consultas sobre direcciones de envío, direcciones IP, direcciones de devolución y más. Los datos de transacciones de la cuenta se pueden divulgar para cada transacción y cada registro de ventas. Incluso si los vendedores usan diferentes ID y tiendas, pueden encontrar comerciantes falsos fuera de línea a través de Big Data. Según el departamento de relaciones públicas de Alibaba, después de años de prácticas, se ha establecido un modelo de represión de big data para monitorear, analizar y tomar medidas enérgicas contra los sistemas de productos falsificados, y actualmente trabajando con la policía para boicotear la circulación de productos falsificados.
Hay tantos usos prácticos de Big data y data mining en nuestras vidas. En pocas palabras, algo que sintió mágico, puede contar con Big Data. Explore historias divertidas sobre Big data en sus vidas, y estamos encantado de hablarlo por usted.
Más artículos relacionados:
Las 30 Mejores Herramientas de Visualización de Datos en 2020
Los 30 Mejores Software Gratuitos de Web Scraping en 2020
Big Data: 70 Increíbles Fuentes de Datos Gratuitas que Debes Conocer para 2020
submitted by melisaxinyue to u/melisaxinyue [link] [comments]


2017.06.27 07:31 albedrio Cuando David* se fue a vivir con su novio, no sabía todavía que estaba “metiendo al monstruo en casa”. Los celos enfermizos y los pellizcos por mirar a otros chicos no le pusieron en alerta. Tampoco había conocido maltrato en su entorno.

MARÍA ZUIL TAGSHOMOSEXUALIDADVIOLENCIA DE GÉNEROAGRESIÓN MALTRATOACTIVISMO LGTB TIEMPO DE LECTURA11 min 27.06.2017 – 05:00 H. - ACTUALIZADO: 2 H. Cuando David* se fue a vivir con su novio, no sabía todavía que estaba “metiendo al monstruo en casa”. Los celos enfermizos y los pellizcos por mirar a otros chicos no le pusieron en alerta. Tampoco había conocido maltrato en su entorno, ni había oído hablar de este problema dentro del colectivo gay. Todas las señales fallaron. La primera agresión, como todas las que vendrían después, fue por un motivo absurdo. Su novio quería coger el coche para comprar unas pizzas cerca de casa. “Le dije que fuéramos paseando porque estaba bien aparcado y cuesta mucho en nuestra zona, pero se puso hecho una fiera y cogió un cuchillo. Me tiré al suelo y me rasgó el pantalón para sacar las llaves”, recuerda hoy, casi diez años después de comenzar la relación de la que aún se está recuperando. El 27% de hombres y 34% de mujeres LGBTI reconocen haber sufrido maltrato en algún momento Llevar un amigo a casa, subir las ventanillas del coche o cerrar las ventanas en su habitación de hotel durante las vacaciones fueron algunos de los motivos por los que sufrió agresiones de quien después se convirtió en su marido, además de amenazas, chantajes emocionales y maltrato psicológico. Incluso después de romper la relación y de que su pareja se negase a irse de su casa, siguió soportando ataques violentos durante año y medio, que se saldaron por la vía judicial con una orden de alejamiento y 50 euros de multa. Como Davir, el 27% de los homosexuales varones reconocen haber sufrido violencia física, psicológica o sexual en algún momento dentro de una relación del mismo sexo. La cifra se eleva al 34% en el caso de las mujeres lesbianas. Unos números tan alarmantes como invisibles, que superan proporcionalmente a los de la violencia machista, que afecta a un 12,5% de las mujeres en España. Ambas son realidades distintas, pero con muchos puntos comunes, como señala Isabel González, autora del estudio que recoge estos datos y arroja por primera vez algo de luz sobre este problema social en España, basándose en entrevistas a 900 personas. “Hay mucho desconocimiento y silencio, estamos como la violencia de género hace treinta años”, apunta la psicóloga, que todas las semanas recibe casos de maltrato intragénero en Cogam, el colectivo LGTBI de Madrid. A nivel internacional, los pocos estudios que analizan la violencia entre homosexuales coinciden en sus estimaciones o incluso las superan, como éste que eleva al 47,5% el número de mujeres homosexuales maltratadas y al 30% en el caso de los hombres. La encuesta nacional británica sobre la violencia también recogía en 2009 una diferencia de un 13% de maltrato en parejas gais frente al 5% de heterosexuales. Tras las cifras, pocas explicaciones y muchos prejuicios. La desigualdad no entiende de orientación Para que exista maltrato debe existir primero una percepción de desigualdad. En el caso de la violencia de género, surge de una visión machista que provoca una sensación de superioridad por parte del agresor por una mera cuestión de sexo. En las parejas homosexuales, esta diferencia desaparece pero eso no convierte a ambos en iguales. La dependencia emocional, económica o la falta de autoestima, marcan a menudo la pauta del maltrato. “Que tengan el mismo sexo no quiere decir que tengan el mismo poder”, explica Lidia Mendieta, psicóloga del Servicio de Atención a la Violencia Intragénero. Además, según los expertos, también los roles del mal entendido amor romántico, como la posesión o los celos, rigen este tipo de relaciones igual que lo hacen en las heterosexuales. Sentía que tenía que cuidarla y acabé siendo yo la dependiente Por eso, los primeros indicios de la violencia en parejas LGTB no se diferencian demasiado de la machista. “El comienzo es similar en ambos tipos, van escalando, aunque en las relaciones homosexuales va mucho más deprisa, sobre todo en las mujeres, porque son más intensas y pasionales en todos los sentidos”, comenta Isabel González, que apunta a este motivo como razón de que las mujeres sean las que más agresiones psicológicas sufren de parte de sus parejas y se equiparan en las físicas con los hombres. Lucía* vivió de las dos por parte de su pareja, nada más empezar a salir juntas. Lo que en un principio interpretó como un carácter difícil, se fue tornando en desprecio y castigos emocionales. “A veces íbamos a ver a su familia, que vive fuera de Madrid, y no me hablaba en todo el fin de semana porque algo que no tenía nada que ver conmigo le había molestado”, recuerda. Los problemas psicológicos que tenía su pareja fueron generando una dependencia emocional de la que Lucía no fue capaz de salir y que pronto cambió la dinámica de la pareja: “Sentía que tenía que cuidarla y acabé siendo yo la dependiente”. Lucía recuerda con vergüenza muchos de los episodios que vivió hace ya cuatro años y en los que apenas se reconoce. “A los tres meses me dijo que no sentíamos lo mismo y que como yo estaba muy pillada no podía salir con nadie más, pero que ella sí”, rememora. “Un día me dijo que había conocido a otra chica por Internet y que iban a quedar, pero es que encima me hizo ir a la cita. Se lió con esa chica en mis narices y al volver a casa intentó tener sexo conmigo. Me negué, pero insistió e insistió, hasta el punto que me sentí abusada”. El 90% de los encuestados en el estudio de González reconocieron haber vivido la violencia en una relación estable y un 84% han intentado romper la relación. En el caso de Lucía no hizo falta: “A los 15 días de la última agresión llegué a casa y se había ido. Se llevó sus cosas, y algunas mías, y nunca más la volví a ver. Y aun así yo me sentía culpable”. Desprotección legal De lo que no se habla no existe y en la invisibilidad del problema se encuentra otro de los grandes escollos de la violencia intragénero: a las víctimas les cuesta reconocerse como tales. Y aunque lo hagan, tampoco existen canales donde pedir ayuda, y mucho menos, un respaldo legal. El abuso entre personas del mismo sexo no está incluido en la Ley de Violencia de Género de 2014 y no existe ninguna normativa estatal específica para este problema. En la Comunidad de Madrid se aprobó una ley hace unos meses que la contemplaba​ pero sin ninguna aplicación práctica todavía, según denuncian miembros del colectivo LGTB. Por ese motivo, -y por los prejuicios-, las víctimas se encuentran desamparadas cuando acuden a la Policía a denunciar, y se enfrentan a situaciones ilógicas, como que los dos sean detenidos en el mismo calabozo. “En la Policía no estamos preparados en este sentido, con la violencia de género sí existe un protocolo, pero aquí depende de la concienciación y sensibilidad del agente que te toque en la comisaría”, reconoce la policía Begoña Gallego, responsable de este tema en la asociación LGTBIpol formado por agentes homosexuales de las fuerzas del Estado. “Podemos acogernos a algunos artículos ambiguos y considerarlo, por ejemplo, delito de odio o violencia intrafamiliar, pero incluso así es complicado”. Conté mi caso [al 016] y cuando mencioné 'ella' automáticamente me dijeron que ahí no me podían atender Además, reconocen que es más difícil estimar quién es el agresor si ambos se acusan, y a menudo la sociedad también cuestiona por qué la víctima permitió el ataque. “Mucha gente, incluso gay, me pregunta por qué no me defendía, como cuando antiguamente se decía a la víctima de una violación si se había defendido lo suficiente”, señala David, que después de divorciarse debe pasar una pensión mensual al que fuera su agresor porque ganaba más que él. “Cuando alguien te trata así eres como un objeto, pero yo no le veía así, yo le quería y cuando quieres a alguien no puedes hacerle daño”, añade. No existe ningún registro de la cantidad de personas que mueren asesinadas por su pareja del mismo sexo. Sólo se conocen cuando alguna se cuela entre los titulares, como el apuñalamiento hace apenas dos meses de una mujer de 57 años a manos de su novia de 53 en Badalona. Tampoco hay lugares de acogida si romper con el agresor implica quedarse sin casa. En el caso de las mujeres a veces encuentran un sitio en los hogares para mujeres maltratadas, pero los hombres a veces son dirigidos a albergues para personas sin hogar, en el mejor de los casos. Ni si quiera el número de atención a la víctima 016 les atiende. Cuando Marta* decidió acudir a este teléfono pidiendo ayuda por el maltrato psicológico al que la sometía su novia, le colgaron el teléfono. “Conté mi caso y cuando mencioné 'ella' automáticamente me dijeron que ahí no me podían atender. Volví a llamar evitando hace referencia al sexo y ya me orientaron”, explica. Durante meses Marta lidió con la inestabilidad de una pareja abusiva y con la confusión de que por primera vez a sus 33 años le gustase otra mujer. Este cambio en su orientación sexual era la excusa perfecta que su pareja la atacase y controlase: “No le gustaba que saliese con mis amigos y me fui aislando”. Según los expertos, los bisexuales son precisamente los que más violencia sufren. “Cuando un miembro de la pareja es bisexual y el otro no, el segundo tiene miedo a que le dejen por alguien del otro sexo, y hay más rechazo por la homofobia interiorizada”, explica la psicóloga Isabel González.
submitted by albedrio to PlazaExtremadura [link] [comments]